Toda la industria aeroespacial argentina se vio potenciada luego de que el satélite ARSAT 1 superara todas las pruebas orbitales. El satélite había sido lanzado desde la Guayana Francesa el 16 de octubre de este año.

ARSAT 1 es el primer satélite de telecomunicaciones argentino, fabricado íntegramente por la empresa estatal ARSAT en cooperación con la rionegrina INVAP, que cuenta con los derechos para comercializar y operar los satélites en las dos posiciones orbitales argentinas del espacio otorgadas por la Unión Internacional de Telecomunicaciones.

Después de superar las pruebas con las que se chequearon los subsistemas el satélite quedó en perfecto funcionamiento. El test, que finalizó exitosamente, constó de pruebas de funcionamiento de los subsistemas térmico, de aviónica, de carga útil y de potencia. También se probaron los sensores estelares, los equipos del módulo de servicios, y los calentadores, que permiten mantener la temperatura operativa del satélite cuando este no recibe luz solar. Los equipos receptores y transmisores de señales también se testearon exitosamente, además del chequeo satisfactorio de  que la antena de comunicaciones tiene la potencia esperada.

La puesta en órbita del ARSAT 1 a 36.000Equipo de trabajo del ARSAT 1 km de distancia de la Tierra, es la suma del impresionante esfuerzo del equipo técnico que desde 2008 se encarga del proyecto junto con políticas públicas de inversión en el área, y significa un “salto significativo en el desarrollo del sector espacial argentino”, según declaró Matías Bianchi, presidente de ARSAT.

 

El éxito de la misión también se debe a un inédito plan que implicó el diseño y fabricación nacional de satélites y que incluyó además, la puesta en órbita y la operación, lo que incrementa el desarrollo de este sector industrial y contribuye a defender las posiciones orbitales asignadas.

Con esto, Argentina se convierte en uno de los ocho países del mundo que producen sus propios satélites geoestacionarios.

Con este hito histórico en materia de tecnología espacial, Argentina logrará completar la intención de reducir la brecha digital existente, brindando conectividad de calidad que llegue a todos los puntos del territorio nacional, incluyendo las Islas Malvinas y la base de la Antártida. El satélite brindará servicios fundamentales de transmisión de datos, televisión, internet y telefonía IP, sobre todo en lugares de Argentina a donde no llega la fibra óptica.

Se está trabajando en nuevos satélites que se lanzarán en el futuro: el ARSAT II, en 2015, que tendrá una mayor cobertura en cuanto a superficie; y el ARSAT III que está en fase de diseño, cuyo lanzamiento se proyecta para el año 2018. La CONAE, por su parte, está preparando el desarrollo de un lanzador, lo que daría al país plena soberanía aeroespacial.

El proyecto también dio una gran acogida a técnicos y científicos nacionales, dentro de un marco de repatriación con el objetivo de desarrollo científico y tecnológico que lleva adelante el Estado Nacional. En la empresa estatal ya están pensando en la posibilidad de exportar satélites a partir de la tecnología desarrollada. Explicaron desde ARSAT que existe la posibilidad de generar un vasto campo de ingresos de divisas en materia de alquiler a terceros, por ejemplo, otros países latinoamericanos que no cuentan con este tipo de tecnología.

Todo esto tendrá un fuerte impacto arsat 1.en la generación de trabajo, además del ahorro de unos 25 millones de dólares que actualmente gasta Argentina en alquilar capacidad satelital, dólares que ya no saldrán de las arcas del Estado una vez que el ARSAT empiece a transmitir. Otro beneficio del éxito de la misión es que Argentina haya podido retener para sí la posición orbital 81 que enfoca desde Estados Unidos hasta las Islas Malvinas, posición que era codiciada por otros países y que corría el riesgo de perderse debido a la falta de posesión.

La industria aeroespacial, tantas veces asociada con la superpotencia del norte, está dando un salto inmenso desde el sur y promete para el país varios desarrollos industriales y económicos asociados.